insonorizado.com.

insonorizado.com.

Bajo coste y alta eficacia: suelos flotantes en aislamiento acústico de viviendas

Bajo coste y alta eficacia: suelos flotantes en aislamiento acústico de viviendas

El aislamiento acústico es un aspecto muy importante en el diseño y construcción de edificaciones. Un buen aislamiento acústico garantiza la tranquilidad y privacidad de los habitantes del inmueble, evitando la propagación de ruidos molestos y creando un ambiente más confortable. Uno de los elementos más importantes en el aislamiento acústico de viviendas es el suelo, y una de las técnicas más eficaces y económicas es el uso de suelos flotantes.

¿Qué son los suelos flotantes?

Los suelos flotantes son sistemas de aislamiento acústico para suelos de viviendas que se instalan por debajo del pavimento final. Este sistema se caracteriza por estar compuesto por una serie de materiales aislantes que se colocan sobre el sustrato existente y que permiten que el pavimento final quede aislado del resto de la estructura. De esta forma, se consigue reducir la transmisión de ruidos y vibraciones, mejorando la calidad acústica del espacio.

¿En qué consisten los suelos flotantes?

Los suelos flotantes se componen de varios elementos que, juntos, conforman un sistema eficaz y económico de aislamiento acústico. Estos elementos son:

1. La capa de contrapiso: es la primera capa que se coloca y sirve para nivelar el sustrato y hacerlo uniforme.

2. La barrera acústica: es una capa de materiales aislantes, como el caucho, el corcho o la fibra de vidrio, que se coloca sobre el contrapiso y que permite reducir la transmisión de ruidos y vibraciones.

3. La capa de refuerzo: es una capa de mortero o de placas de fibra de yeso que se coloca sobre la barrera acústica y que sirve para dar resistencia y estabilidad al suelo.

4. La capa de acabado: es la última capa que se coloca y que puede estar formada por diversos materiales, como baldosas, laminados o tarimas flotantes.

Ventajas de los suelos flotantes

Los suelos flotantes son una técnica muy eficaz y económica de aislamiento acústico de viviendas que presenta numerosas ventajas. Algunas de ellas son:

1. Reducción de la transmisión de ruidos: los suelos flotantes permiten reducir la transmisión de ruidos y vibraciones entre los distintos espacios de la vivienda, creando un ambiente más silencioso y tranquilo.

2. Facilidad de instalación: los suelos flotantes son fáciles de instalar y no requieren de grandes obras ni de la utilización de maquinaria pesada.

3. Bajo coste: los suelos flotantes son una técnica muy económica de aislamiento acústico en comparación con otros métodos, como el uso de paneles aislantes o la insonorización de techos y paredes.

4. Versatilidad: los suelos flotantes se pueden instalar en cualquier tipo de edificación, ya sea en viviendas unifamiliares, pisos o apartamentos, e incluso en edificaciones industriales y comerciales.

Cómo instalar suelos flotantes

La instalación de suelos flotantes requiere de ciertos conocimientos técnicos y de un cierto nivel de habilidad. Sin embargo, es una técnica relativamente sencilla que se puede realizar siguiendo los siguientes pasos:

1. Preparación de la superficie: antes de instalar el suelo flotante, es necesario preparar la superficie de la vivienda, eliminando cualquier tipo de polvo o residuo que pueda interferir en la adhesión de los distintos elementos.

2. Colocación de la barrera acústica: una vez preparada la superficie, se procede a la colocación de la barrera acústica, que debe ir pegada al sustrato mediante un adhesivo especial.

3. Colocación de la capa de refuerzo: después de colocar la barrera acústica, se coloca la capa de refuerzo, que puede ser de mortero o de placas de fibra de yeso.

4. Colocación de la capa de acabado: por último, se procede a la colocación de la capa de acabado, que puede ser formada por baldosas, laminados o tarimas flotantes.

5. Acabado: una vez finalizada la colocación del suelo flotante, se procede a la limpieza y el acabado final del pavimento.

Conclusión

Los suelos flotantes son una técnica sencilla, económica y eficaz de aislamiento acústico para viviendas y otros tipos de edificaciones. Su instalación permite reducir la transmisión de ruidos y vibraciones, mejorando la calidad acústica del espacio y creando un ambiente más silencioso y confortable. Si estás buscando una técnica económica y eficaz para el aislamiento acústico de tu vivienda, no dudes en considerar la instalación de suelos flotantes.