insonorizado.com.

insonorizado.com.

Instalación de suelos flotantes: ¿qué factores deben tenerse en cuenta?

Introducción

La instalación de suelos flotantes es una opción cada vez más popular para proporcionar a un hogar o lugar de trabajo una mayor comodidad y un aislamiento acústico efectivo. Sin embargo, si no se instala correctamente, puede causar problemas en el futuro. Por lo tanto, si estás pensando en instalar un suelo flotante, debes conocer los factores que debes tener en cuenta para asegurarte de que el resultado final sea efectivo y duradero.

¿Qué es un suelo flotante?

Un suelo flotante es un tipo de suelo que se instala sobre una capa separada del subsuelo y que no está conectado directamente a la estructura del edificio. En lugar de eso, se coloca una almohadilla de espuma o algún otro material entre el subsuelo y el suelo flotante. Esta capa adicional ayuda a reducir el ruido y la vibración que se transmite desde el subsuelo. Además, el suelo flotante puede instalarse en una variedad de lugares, incluyendo viviendas, oficinas o locales comerciales.

Factores a tener en cuenta antes de la instalación

Antes de proceder a la instalación de un suelo flotante, es importante tener en cuenta varios factores.

Tipo de suelo

El tipo de suelo elegido para el proyecto puede tener una gran influencia en la elección de la almohadilla o material adicional. Algunos suelos, como los de madera maciza o los de cerámica, pueden requerir diferentes materiales que los de laminado.

Disposición y nivelación del subsuelo

El subsuelo debe estar en condiciones adecuadas para la instalación de un suelo flotante. Se debe comprobar que está nivelado y que no tiene huecos o desniveles. Si el subsuelo no está nivelado o si tiene huecos, deben llenarse con un material de relleno adecuado antes de proceder con la instalación.

Localización y uso de la habitación

Es importante tener en cuenta la localización y uso de la habitación en la que se instalará el suelo flotante. Los suelos flotantes pueden proporcionar una reducción significativa del ruido y la vibración, lo que lo convierte en una buena opción para dormitorios, salas de estar y áreas de trabajo donde se requiere un ambiente tranquilo. Sin embargo, para áreas de alto tráfico o áreas donde se emplean maquinarias pesadas, es posible que se requiera una almohadilla adicional para una mayor absorción del ruido.

Instalación de un suelo flotante

Una vez que se han considerado los factores anteriores, se puede proceder con la instalación de un suelo flotante. A continuación, se resumen algunos de los pasos que se deben seguir:

Preparación del subsuelo

Antes de proceder con la instalación del suelo flotante, es imprescindible preparar el subsuelo. Se debe nivelar, limpiar y asegurarse de que la superficie esté libre de escombros y polvo.

Colocación de la almohadilla de espuma

Una vez que el subsuelo esté en condiciones adecuadas, se debe colocar la almohadilla de espuma en toda el área en la que se instalará el suelo flotante. La almohadilla debe ser de un material aislante de ruido y amortiguador de impactos. Se debe cortar según las dimensiones de la habitación y, una vez colocada, se deben eliminar todas las arrugas y las burbujas de aire que pueda haber.

Colocación del suelo flotante

Con la almohadilla colocada, se puede proceder con la instalación del suelo flotante. Se debe comenzar en una esquina de la habitación y continuar en dirección a la otra esquina, ajustando e instalando las tablas con precisión. Es importante asegurarse de que las tablas estén ajustadas y niveladas adecuadamente para evitar huecos entre ellas.

Finalización de la instalación

Una vez que se ha instalado todo el suelo flotante, se puede completar los detalles finales. Esto puede incluir la instalación de molduras o zócalos, así como la aplicación de adhesivos para asegurar que todo quede en su lugar.

Conclusión

Una elección adecuada de un suelo flotante puede ser una gran inversión en el hogar o en el trabajo. Sin embargo, es importante que se tenga en cuenta cada uno de los factores importantes para instalar el suelo flotante adecuado de manera que reduzca el ruido y la vibración, prolongando así su durabilidad y calidad.