insonorizado.com.

insonorizado.com.

Problemas comunes en instalaciones de suelos flotantes y cómo solucionarlos

Problemas comunes en instalaciones de suelos flotantes y cómo solucionarlos

Los suelos flotantes son una opción popular para reducir el ruido en edificios comerciales y residenciales. Sin embargo, incluso con una buena instalación, pueden surgir problemas que pueden afectar la calidad del sonido en un edificio. En este artículo, discutiremos algunos de los problemas más comunes en las instalaciones de suelos flotantes y proporcionaremos algunas soluciones para resolverlos.

1. Falta de soporte estructural

Uno de los problemas más comunes que pueden surgir con los suelos flotantes es la falta de soporte estructural. Esto puede deberse a una variedad de factores, como una base inadecuada o una mala instalación. Si un suelo flotante no tiene suficiente soporte estructural, puede resultar en un movimiento excesivo del suelo, lo que puede provocar ruidos de retumbar, chasquidos y chirridos.

Una manera de solucionar este problema es asegurarse de que la base debajo del suelo flotante esté nivelada y tenga suficiente soporte estructural. Si es necesario, se puede agregar una capa de refuerzo a la base para aumentar su resistencia.

2. Problemas de aislamiento acústico

Otro problema común que se puede encontrar en suelos flotantes es el aislamiento acústico deficiente. Si el suelo flotante no está diseñado adecuadamente para el entorno en el que se encuentra, puede permitir que se transmita el ruido de una habitación a otra. Esto puede provocar una mala calidad de sonido, lo que puede ser molesto para aquellos que se encuentran en el edificio.

Para resolver este problema, es importante elegir el material adecuado para el suelo flotante. También es importante que el suelo esté diseñado para adaptarse a las necesidades acústicas del edificio. Por ejemplo, un edificio de oficinas puede necesitar un suelo flotante que sea más resistente al sonido que un edificio residencial.

3. Problemas de humedad y corrosión

Si se instala un suelo flotante en una habitación que tiene problemas de humedad, es posible que se produzca daño en el suelo. La humedad puede provocar la corrosión de los componentes del suelo flotante, lo que puede afectar su estabilidad o incluso hacer que se desvienen.

Para evitar problemas de humedad, es importante que la habitación donde se va a instalar el suelo flotante esté bien ventilada. También se puede aplicar un tratamiento de sellado en la base del suelo para reducir la humedad.

4. Problemas con el subsuelo

Además de la humedad, los suelos flotantes pueden verse afectados por problemas con el subsuelo sobre el que se instala. Si el subsuelo está mal preparado, puede haber huecos o baches que afecten la calidad del suelo flotante.

Para resolver este problema, se puede nivelar el subsuelo con una capa de compuesto de nivelación. Esto ayudará a asegurar que el suelo flotante se asiente correctamente, sin dejar huecos donde pueda acumularse el sonido.

5. Elección del material incorrecto

Por último, es importante considerar el tipo de material que se utiliza para el suelo flotante. Al elegir el material incorrecto, se pueden presentar problemas de durabilidad, estabilidad y resistencia al sonido.

La madera es un material popular para los suelos flotantes, pero puede ser susceptible a la deformación y a la absorción de humedad. La cerámica es resistente a la humedad, pero puede no ser la mejor opción para los edificios con alta pérdida de sonido.

Para resolver este problema, es importante elegir el material adecuado para el entorno. También se puede considerar la adición de una capa adicional de material para garantizar que el suelo flotante tenga una protección adicional contra el sonido.

En conclusión, los suelos flotantes son una excelente manera de reducir el ruido en los edificios. Sin embargo, es importante que la instalación se realice correctamente para garantizar que no se produzcan problemas de ruido. Al seguir estas soluciones, se pueden resolver muchos de los problemas comunes que se presentan con los suelos flotantes y garantizar una excelente calidad de sonido en un edificio.