insonorizado.com.

insonorizado.com.

Rol del suelo flotante en el aislamiento acústico de grabaciones musicales

La acústica es una disciplina que se ocupa del estudio del sonido. Es una rama de la física que se enfoca en la propagación de las ondas sonoras a través del aire, el agua y otros medios. Uno de los campos de aplicación de la acústica es el aislamiento acústico, que tiene como objetivo reducir la transmisión del sonido a través de un medio. En este artículo, hablaremos sobre el papel del suelo flotante en el aislamiento acústico de grabaciones musicales.

El aislamiento acústico y las grabaciones musicales

El aislamiento acústico es crucial para la calidad de las grabaciones musicales, ya que cualquier ruido que se filtre durante la grabación puede arruinar la calidad del sonido. Por esta razón, los estudios de grabación invierten mucho en técnologías de aislamiento acústico para asegurarse de que el sonido se grabe de forma limpia y sin interferencias del exterior.

Entre las técnicas de aislamiento acústico más utilizadas se encuentran las paredes de material aislante, los techos y puertas insonorizadas, y los suelos flotantes. Las paredes de material aislante son efectivas para bloquear sonidos de baja frecuencia, mientras que las puertas y los techos insonorizados son útiles para bloquear sonidos de alta frecuencia. Sin embargo, el suelo flotante es una técnica especialmente importante para asegurar la calidad del sonido en una grabación musical.

¿Qué es un suelo flotante?

Un suelo flotante es un tipo de suelo que no está en contacto con la base del edificio. En lugar de estar anclado directamente al sustrato del edificio, el suelo flotante se asienta sobre una capa de amortiguamiento, a menudo compuesta por una combinación de corcho o goma. Esta capa de amortiguamiento evita que las vibraciones del suelo se transmitan a la sala contigua, lo que reduce el ruido estructural y mejora la calidad del sonido.

¿Cómo funciona un suelo flotante?

Un suelo flotante funciona por medio de la absorción de las vibraciones del suelo y evitando que se transmitan a los soportes de las paredes. Cuando una onda sonora se propaga a través del aire, golpea las paredes, el techo, el suelo, y cualquier otro objeto que encuentre en su camino. Si el suelo no está flotante, estas vibraciones se transmiten al sustrato del edificio, lo que permite que el sonido se propague a través de las paredes y techos hacia la sala contigua.

Con un suelo flotante, las vibraciones del suelo son absorbidas por la capa de amortiguamiento, lo que evita que se transmitan a los soportes de las paredes. Esto redunda en una calidad de sonido superior, ya que no habrá interferencias debidas a ruidos que provengan de fuera de la sala de grabaciones.

¿Qué materiales se pueden usar en un suelo flotante?

Existen diversos materiales que se pueden usar en un suelo flotante. Uno de los más comunes es la goma, que tiene una alta capacidad de amortiguación de las vibraciones. Otra opción son los tapetes de corcho, que se colocan debajo del suelo flotante para mejorar la absorción de vibraciones. También existen suelos de madera especialmente diseñados para funcionar como suelos flotantes.

Cualquiera que sea el material que se use, es importante que tenga buenas propiedades de absorción de vibraciones, para asegurar la mayor protección acústica posible.

Conclusión

La calidad del sonido en una grabación musical depende de muchos factores, pero uno de los más importantes es el aislamiento acústico. Los suelos flotantes son una técnica de aislamiento acústico muy eficaz, que evita que las vibraciones del suelo se transmitan a las paredes y techos, mejorando la calidad del sonido en la grabación final. Los suelos flotantes pueden estar hechos de diferentes materiales, pero siempre deben contar con buenas propiedades de absorción de vibraciones para ser efectivos.